Real e Ilustre Congregación
de Nuestra Señora de los Ángeles
Constituida en 1817

Concierto en el Hospitalillo de San José 5 de noviembre

Domingo 5 de noviembre, mañana fresquita de este otoño tan atípico, eran las once, el sol en lo alto y unas cuantas nubes pintaban de blanco un cielo color azul intenso. Desde el interior del patio porticado del Hospitalillo de San José, hasta el soportal de entrada llegaban las notas y los acordes de un conjunto de instrumentos musicales. Se trataba de la Agrupación Musical de Ciempozuelos, ensayando fragmentos de las piezas, que a continuación iban a interpretar en concierto.

Unos minutos faltaban para el mediodía, cuando la puerta del pequeño, pero admirable, patio del Hospitalillo de San José, se abría de par en par, dando paso al público que esperaba la hora del comienzo del concierto.

Un centenar de personas se acomodaron en las sillas que previamente habían sido colocadas para la función. Y a las doce y cuarto, pasados los quince minutos de cortesía, tras la presentación por parte de una de las integrantes de la Agrupación Musical, del primer bloque de tres piezas, la batuta, en la mano derecha, del director Miguel Ferre Maestre volteaba en el aire, dando paso a las notas de un bonito pasodoble.

Igualmente ocurrió en los dos bloques siguientes; primero la presentación y luego la interpretación de las piezas que, una a una, fueron arrancando los encendidos aplausos de un público entusiasmado.

Algo más de una hora de concierto, hasta que llegó la gran sorpresa que la Banda de Música, junto con un grupo de cantores de la Coral Polifónica de Getafe, nos tenían preparada. Nada menos que la interpretación de un Himno a Nuestra Señora de los Ángeles, enlazado con la preciosa Plegaria de San Francisco. La combinación fue magnífica y, ni qué decir tiene, que llegó a calar en el corazón de todos los asistentes. Llegada la última parte del canto, en el que se repite la segunda estrofa, que dice así:

Luz de la mañana, María templo y cuna
Mar de toda gracia, fuego, nieve y flor.
Puerta siempre abierta, rosa sin espinas
Yo te doy mi vida, soy tu trovador.

El público puesto en pie, comenzó a cantar acompañando a los concertistas. Tal era la emoción, que algunas gargantas quedaron atenazadas, sin poder emitir sonido alguno, a la vez que las lágrimas resbalaban por sus rostros. Esta emoción, incluso pudo notarse visiblemente en la persona del director, que no pudo ocultar sus sentimientos, principalmente cuando se volvió hacia el público, para recibir los encendidos e insistentes aplausos.

El conocido chotis “Madrid”, de Agustín Lara, interpretado por la Banda de Ciempozuelos y cantado por el grupo de la Coral Polifónica de Getafe, puso punto final a tan sorprendente concierto.

Para finalizar, el Hermano Mayor de la Congregación, D. Cándido Maroto, dirigió unas palabras de gratitud al Presidente del Patronato Hospital de San José, D. Manuel Galeote, por la cesión del espacio del Hospitalillo, al director de la Agrupación Musical de Ciempozuelos, D. Miguel Ferre, y también al director de la Coral polifónica de Getafe, D. Carlos Díez, por su participación en tan entrañable acto cultural.

Acabado el espectáculo musical, algunas personas, entre ellas el grupo de Camareras de la Virgen, posaron en unas fotografías para el recuerdo.

Os dejamos una pequeña galería con algunas fotografías más del evento y un video del evento.

  • Concierto 5 de noviembre 2017

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 
 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies